EDITORIAL

 Sobre los archivos generales notariales

Durante la pasada semana visité el Archivo Nacional de Costa Rica, interesado especialmente en la gestión de los protocolos que todos los notarios de ese país trasladan a este acervo nacional, por disposición de su Ley general de Archivos. Se trata de un gran depósito de libros de protocolos notariales encuadernados por el propio Archivo Nacional, quien además de cobrar a los notarios por este trabajo también lo hace por la restauración de folios rasgados o dañados. Adicionalmente, cada tres meses recibe de todos los notarios los índices de los protocolos tramitados en sus oficinas, formando una serie de índices notariales que facilitan la consulta de los protocolos allí archivados. Una sala de consulta complementa este servicio de administración total de todas las transferencias secundarias que hacen los notarios de Costa Rica al Archivo Nacional. Se trata entonces de uno de los fondos más grandes del acervo documental del Archivo de la nación costarricense.

A primera vista se ve que esta experiencia no es replicable en Colombia por dos razones: el gran tamaño de los acervos particulares de los notarios y la gran magnitud del territorio colombiano. Cuando solo dista un máximo de cuatro horas en coche para llegar desde cualquier círculo notarial a la ciudad de San José de Costa Rica, es posible la aplicación de este modelo de administración notarial. Pero en el caso de Colombia esto no es viable, con lo cual aún no se ha resuelto para este país el tema de la gestión archivística de las notarías.

Hay que recordar que el artículo 43 de la Ley 594 de 2000 (Ley general de archivos) preceptuó que los protocolos notariales pertenecen a la Nación colombiana, y que los que tengan más de 30 años de antigüedad deben ser transferidos por su correspondiente notario al “Archivo general notarial del respectivo círculo”. Pero esta disposición contradijo el artículo 29 de la Ley 40 de 1932, aún vigente, que reza como sigue:

“Los protocolos existentes hoy en las notarías, anteriores a 1801, serán enviados al Archivo Nacional, para que allí se guarden con las debidas seguridades, y bajo custodia del jefe de Oficina, quién expedirá, dado el caso, copias de los documentos de que se hace cargo por medio de la presente Ley, ciñéndose a lo dispuesto en el artículo 3º, título 42, libro IV del Código Civil, y para el cobro de derechos, a los fijados para los Notarios en las disposiciones legales respectivas. Las copias expedidas por el jefe del Archivo Nacional, de acuerdo con lo que dispone la presente Ley, tendrán los mismos efectos y fuerza de las autorizadas por los notarios. Exceptúense de lo dispuesto en el inciso 1º de este artículo, aquellos protocolos que, a juicio del gobernador, estén debidamente custodiados y cuidados bajo la responsabilidad de personas aptas para ello.”

Resultó así que el AGN custodia desde hace muchas décadas nueve series de protocolos notariales de Bogotá, ingresados al amparo de la Ley 40 de 1932, pero conforme a la Ley general de archivos ya no va a recibir más libros de protocolos notariales porque estos deben ir a los archivos generales notariales del respectivo círculo. El modelo argentino, donde funcionan desde hace años archivos generales notariales en las provincias de Córdoba y Buenos Aires, ha sido examinado por la Unión Colegiada del Notariado Colombiano, la Superintendencia de Notariado y la dirección del AGN, gracias a las visitas en sitio.

La Ley general de archivos estableció en el año 2000 que sería “el Gobierno Nacional”, con la asesoría del AGN, quien tomaría “las medidas pertinentes” para crear los archivos generales notariales de los respectivos círculos notariales. La función de asesoría adjudicada al AGN por la ley le exime de la responsabilidad de gestionar los recursos financieros necesarios para crear los archivos generales notariales en los círculos notariales. Pero para que la Unión Colegiada del Notariado Colombiano se interese en invertir recursos financieros en este proyecto no debe hablarse de “archivos históricos” sino de “archivos generales”, capaces de generar ingresos propios a sus inversionistas, públicos o privados.

Históricamente, los libros antiguos de protocolos notariales fueron transferidos en custodia a archivos históricos universitarios, a archivos de casas de cultura, o a archivos históricos municipales o departamentales, al azar. En Argentina fueron trasladados a la custodia de los archivos históricos provinciales, y en Costa Rica directamente al Archivo Nacional. En nuestro caso, la serie de la Notaría Séptima de Bogotá no alcanzó a llegar al acervo del AGN.

En estas circunstancias, cualquier avance tiene que resolver la orden legislativa de la Ley general de archivos del 2000: la transferencia de los protocolos notariales desde las oficinas de los notarios a los “Archivos generales notariales de los respectivos círculos”.
 
Armando Martínez Garnica
Director general
 

SALUD

Los beneficios de la aromaterapia

La aromaterapia es muy beneficiosa y no tiene efectos secundarios. Se pueden aplicar los aceites mediante masajes, baños aromáticos o como cataplasma. Para uso interno debemos consultar con un especialista. La aromaterapia es un tratamiento terapéutico centrado en el uso de aceites naturales o esenciales que se extraen de las plantas, las flores, las hierbas o los árboles. Tiene como objetivo mejorar la salud y el bienestar en general.

Es muy efectiva para aliviar algunas dolencias físicas o enfermedades y, a su vez, para levantar el ánimo y equilibrar nuestras emociones. Conoce cuáles son los principales beneficios de la aromaterapia.
 
Características de la aromaterapia
Esta terapia alternativa que usa diferentes aromas y aceites que se inhalan, se ingieren o se añaden al agua del baño, promueve el bienestar físico y psicológico. Se puede usar la aromaterapia junto a otras técnicas para un enfoque más holístico de cualquier tratamiento o para “ayudar” a la medicina moderna.

Si bien la aromaterapia “se ha puesto de moda” en Occidente desde hace algún tiempo, lo cierto es que no es una práctica para nada nueva en Oriente. Ya se utilizaba en el año 4500 a.C en China. También se dice que los antiguos egipcios usaban aceites esenciales para embalsamar y con fines terapéuticos.
En Grecia, médicos como Galeno o Hipócrates aprovechaban las ventajas de las hierbas aromáticas para tratar a sus pacientes. En la Edad Media en Europa se utilizaban para combatir enfermedades, y en el Renacimiento es sabido que la reina Isabel I (de Inglaterra) apoyaba su uso.

Los aceites se pueden aplicar de diferentes maneras:

Por inhalación: es el método básico, puede ser directa o no (mezclando con agua, por ejemplo). También pueden emplearse difusores o vapor. Se usa para problemas en el aparato respiratorio o algunas condiciones en la piel.

Por masaje: se diluyen en alguna loción o agua y se realiza el masaje de forma enérgica o suave, según la dolencia. Ideal para contracturas.

Como baños aromáticos: se llena la tina de agua caliente y se echan algunas gotas de aceites. Luego se alterna con agua tibia. Para la circulación y la relajación.

Como cataplasmas (calientes o frías): para afecciones en la piel o problemas musculares.

Uso interno: sólo indicado en algunos casos y con ciertos aceites. No se debe consumir sin aval de un profesional.

Tomado de: https://mejorconsalud.com/los-beneficios-de-la-aromaterapia/

ROSTROS DEL AGN

María Fernanda Gualteros es funcionaria del AGN hace dos años. Estudia Administración de empresas y los fines de semana toma clases de teatro en el SENA donde también estudió Contabilidad y finanzas. Uno de los propósitos de su vida es crear una fundación que ayude a habitantes de la calle y a animales abandonados. Ella cree que el contacto del ser humano con los animales es capaz de hacer un cambio. 

NUESTRA GENTE

NUESTRAS REDES

Facebook

Twitter

Instagram

EVENTOS SEPTIEMBRE

IV Cátedra AGN Fuentes documentales e investigación: Historia institucional e institucionalidad

El Archivo General de la Nación “Jorge Palacios Preciado” a través de la Subdirección de Gestión del Patrimonio Documental, tiene dentro de sus funciones la recuperación, preservación, conservación y difusión del patrimonio documental que custodia y de los demás archivos históricos ubicados en diferentes regiones del país. En este sentido y con el fin de contribuir al cumplimiento de dicha función se da continuidad a la IV Cátedra AGN Fuentes documentales e investigación: Historia institucional e institucionalidad.

Primer Festival de Historia de Villa de Leyva

En el municipio de Villa de Leyva se llevó a cabo el primer Festival de Historia de Villa de Leyva, evento en el que el AGN estuvo presente  con un stand, socializando las publicaciones realizadas por la entidad y atendiendo las consultas de los participantes del evento, cumpliendo así con uno de los objetivos generales que es facilitar el acceso al patrimonio por parte de la ciudadanía en general.​

X Seminario de Actualización en Gestión Documental

La Universidad Pontificia Bolivariana con el apoyo del Archivo General de la Nación y el Icetex realizó el 20, 21 y 22 de septiembre el X Seminario Nacional y II Internacional de Actualización en Gestión Documental “La Archivística y la Gestión de la Información hoy” donde el Dr. Armando Martínez Garnica, el Subdirector de Gestión del Patrimonio del AGN Jorge Cachiotis y Montserrat García, conversaron sobre la Archivística y la Gestión de la Información en la actualidad.

"Con la nueva ley de Habeas Data, estamos en la obligación de informarte que estás en nuestra base de datos y recibes esta información porque has tenido relación con el Archivo General de la Nación de Colombia o alguna entidad del gobierno nacional".

© Todos los derechos reservados 2018
Want to change how you receive these emails?
You can update your preferences or unsubscribe from this list.

*|IF:REWARDS|* *|HTML:REWARDS|* *|END:IF|*